Cada 8 de marzo recordamos las caras de la desigualdad y la discriminación, que todavía persisten en nuestro siglo. Vemos la importancia de empoderar a las mujeres en todos los entornos, proteger sus derechos y garantizar que alcancen todo su potencial.

Ha sido una lucha constante el tener que cambiar la perspectiva que se tiene sobre la mujer. Esa que debe laborar menos horas por salir corriendo a su casa. Peor aún, aquella cuyo marido no le permite trabajar, emprender y se encuentra atada a una vida no deseada. Sin contar los innumerables abusos que tiene que soportar para tener un buen salario, para que la valoren y respeten por lo que es. Y si le sumamos la inseguridad que sufre diariamente, ya sea por las críticas o por los que la rodean, podremos entender que la mujer: es un ser valiente y con coraje.

Las mujeres siempre han representado un soporte familiar. Por eso no se aceptaba un cambio de rol. Dada esta situación, no era bien visto que una mujer tuviera un trabajo igual o superior al de un hombre. Simplemente no se les tomaba en serio y se decía que solo iban a jugar.

Pero poco a poco las cosas han ido cambiando. Decidieron dejar de callar y someterse a lo que se le imponga, demostraron que son capaces de hacer hasta lo imposible. Uniéndose como si fueran una sola voz; impulsaron un movimiento, protestaron en contra el maltrato de mujeres trabajadoras que no se les pagaba lo suficiente y laboraban en un lugar con pésimas condiciones.  Luego de una explosión en una fábrica textil que conllevó a la muerte de muchas de ellas, se estableció que el 8 de marzo sería el día internacional de la mujer.

Vienen batallando desde los años 1900, con manifestaciones que promueven la igualdad de género en todos los ámbitos, desde el plano laboral hasta el familiar. Todo lo que se necesita es que aceptemos que no somos enemigos y que tenemos el mismo derecho de trabajar, escribir, liderar, emprender, construir… que cualquier hombre. Una vez se haga esto, disfrutaremos de países igualitarios con una mentalidad centrada e innovadora.

Hoy, somos aguerridas y emprendedoras. Tenemos que visualizar el mañana con decisión y devoción, haciéndonos cargo de nuestro futuro aseguraremos el éxito.

¡Mujeres! Sigamos peleando para romper los límites que se nos tracen, tenemos que demostrar la fortaleza y habilidades que poseemos al momento de desarrollar importantes proyectos, desarrollarnos como nos plazca y sobre todo para sentirnos mejor con nosotras mismas.

¡Feliz Día de la Mujer!

Queremos citar el pensamiento de la Madre Teresa de Calcuta:

Please follow and like us: