¡Hola, hola!

Hoy en los fruti-consejos vamos a conversar acerca de la organización en tu novela o cuento. Sí, como lo leen: organizar, planificar, ordenar, preparar. Llámale como quieras, lo importante es que seas consciente de exactamente TODO lo que estás escribiendo.

Te preguntarás, pero ¿por qué tengo que organizar mi historia?, ¿acaso no se va ordenando a medida que la voy escribiendo? Pues no, no se organiza sola, porque resulta que el ser humano no solo es imperfecto y comete errores, sino que también es voluble y se deja llevar por los sentimientos, por lo que a veces los personajes, las tramas y las acciones resultan ser inconsistentes.

Por ejemplo, empiezas retratando un romance idílico y que un día, que amaneciste de malas, a medio libro, la protagonista saque una escopeta y mate a todos. No te digo que esté mal, pero si es así de repente, porque sí, no va a pegar ni, aunque el pegamento sea industrial. Debe haber una evolución, una coherencia, una explicación, algo que fundamente el suceso. Y esto aplica a todos los demás aspectos del escrito, por lo que te explicaremos algunos de los errores de organización más básicos:

Una historia nos hace entrar en un nuevo mundo, ¿cierto? Y nosotros como lectores en el momento en que abrimos el libro hacemos un pacto implícito de creer todo lo que el escritor nos cuente, siempre y cuando ¡ojo! sea verosímil, es decir que sea creíble desde la perspectiva ficcional de la trama. Es por esa intención de ser verosímil, que el escritor debería tener identificado; por lo menos, el o los géneros literarios contenidos en su historia.

Por ejemplo: en la popular saga 《Crepúsculo》 los lectores implícitamente aceptamos entrar en un mundo donde existen los vampiros y lobos, pero si en medio de la historia Edward Cullen hubiese dicho que vio extraterrestres, la reacción general sería: “¿Qué? No lo puedo creer, bye”.

Esto pasaría porque se rompe el paradigma de realidad, ya no es verosímil y por tanto ya no creemos e imaginamos la historia escrita. Volvemos a ser totalmente conscientes de que estamos leyendo una invención. Muchas veces, son esos errores de inverosimilitud los que determinan ante un lector si una historia es “buena” o no, si es “buena literatura” o no.

Otro ejemplo de mezcla de géneros sería querer que Espartaco se enamorara de Elizabeth Bennet, cuando sus temporalidades y géneros literarios no lo permiten —a menos que tengan nociones de construcción narrativas impecables, para que el mensaje sea verosímil—, tampoco creo que Mr. Darcy lo permita…

Además de la mezcla mal lograda de géneros, podemos encontrar otros errores narrativos comunes como el uso incorrecto de los tiempos verbales (tema tratado a profundidad en el primer artículo de los fruti-consejos) o la notoria discordancia en las características de un personaje.

Acá hay dos tipos de cambios en las características de los personajes:

  • El primer tipo deja un camino de huellas; Cortázar, por ejemplo, convertía la mutación de personalidad o física en parte de la trama, eran pequeños indicios o pistas de lo que 《en realidad》 ocurría.
  • En el segundo tipo de cambios tenemos los provocados por la desatención del autor para con la identidad del personaje. Ejemplo de esto es cuando en una historia sin revisión editorial; en la página 13 Viktor, que es el padre del protagonista, fuma pipa y es rubio, a partir de la página 98 sin explicación se convierte en Victor de cabello negro y no vuelve a tener mención alguna hasta el capítulo final donde retoma el nombre de Viktor. En este ejemplo los cambios en las características no tienen ninguna finalidad. Son errores del autor.

Estos son algunos de los problemas de organización más comunes.

Ahora, entendida la importancia de la organización de tu escrito te estarás preguntando cómo hacerlo ¿no?

Pues bien, el modelo de organización presentado a continuación es el requerido por Ediciones Frutilla en la recepción de proyectos sin terminar. Así que, al completarlo, estarás preparado para ser aceptado en la editorial o bien, podría serte de ayuda en tu proceso de creación.

  • Idea general de la historia.

Por favor, sé específica. Puede ser que, si mencionas que es una historia de amor de verano, pensemos que tendrá un final romántico, y tú estés pensando en una tragedia. ¡Detalles, por favor!

  • ¿En qué aspectos de la trama quieres centrarte?

Digamos que es un triángulo amoroso en medio de una distopía con elementos de fantasía y ciencia ficción. ¿Qué quieres que sea lo más importante?, ¿el aspecto político de esa sociedad distópica y todo lo que llevó a ella?, ¿la importancia de los poderes místicos para sus habitantes?, o ¿quieres que se centre en la historia de amor?

  • Preguntas o dudas que tengas.

¿No te encanta el nombre de tu personaje?, ¿no sabes si es creíble que sean ingleses, pero la historia sea en español?, ¿dudas sobre si utilizar términos eruditos?, cualquier duda sobre tu obra siempre es una oportunidad de reflexión hacia ésta. Si en lugar de abandonar el archivo Word cuando no sabes cómo terminar la historia, te haces las preguntas correctas, avanzarás en tu proceso creativo.

  • Ficha descriptiva de personajes presentados hasta el momento.

¡Detalles! No puedes imaginar cuantos grandes lectores comenzaron sus obras pensando que tal personaje estaría en dos capítulos del libro, pero al dotarlo con especificaciones o características de identidad se dieron cuenta del potencial que tenía dentro de su mundo imaginario. Además, como ya vimos, el tener contigo la ficha descriptiva de cada personaje durante tu proceso de escritura evitarás cometer discordancias.

En Ediciones Frutilla, durante los periodos de convocatoria abierta, también recibimos novelas sin terminar, o proyectos que parece que superan a la imaginación del autor.

Durante esas épocas en las que la imaginación parece haberse ido de vacaciones, es un buen momento para que te tomes la tarea de organizar tu obra. Encontrarás en este ejercicio una buena oportunidad de profundizar en la construcción narrativa de tus personajes, de tu trama e identificar tus inquietudes hacia la historia.

¡Listo! Estas son claves sencillas de organización que si les prestas atención mejorarán la calidad y profundidad de tu historia. Ojalá te funcionen

Y si ya haces todo lo anteriormente descrito y sabes lo importancia de la organización en tu historia o si quieres saber más sobre como planificar mejor tu escritura, te dejamos este enlace a un artículo muy completo y que puede ser de mucha ayuda.

P.D: Si deseas colaborar con nosotras en el futuro te recomiendo entrar a nuestra web frutilla: www.edicionesfrutilla.com/reglas para conocer los requisitos. Son ciertas normas que debe llevar tu correo para que entendamos todo perfectamente.

La sección de Prensa se despide por hoy, cualquier duda o sugerencia pueden encontrarnos en redes sociales. Únanse a nuestra nueva dinámica en Instagram @ediciones.frutilla e imaginemos historias juntos.

 

Belén

Prensa EF.